Media

¡Gracias!

Tras la entrevista en la radio del martes 9, me encontraba más relajada. Había dado un paso más y había superado otro reto más en mi vida. Pensé que para el jueves de la presentación los nervios habían desaparecido o por lo menos, habían disminuido algo pero…NO FUE ASÍ.

Todos los participantes habíamos quedado a las 8:30 am en la Casa Salazar, en Santa Cruz de La Palma. En mi caso, al vivir en Los Llanos de Aridane, tuve que madrugar bastante para prepárame, encontrar aparcamiento y llegar con un poquito de antelación. Os puedo adelantar que mientras conducía, las ganas de llorar me superaban y mi cuerpo estaba comenzando a temblar.

Tuve suerte al aparcar cerquita y rápido, y un pelín antes de las 8:30 ya estaba en el lugar que tenía que estar ese 11 de junio de 2015, el lugar que iba a acoger el II Foro de Presentación de Proyectos de la Escuela de Emprendedores. Ataviada con un vestido azul (que tengo que decir  que eligió mi marido), con unos zapatos de tacón negros y como no, con mi pelo recogido en un  moño de ballet (como bailarina que soy), entré por aquel portón y comencé a subir las escaleras de piedra negra que me llevarían hasta el salón de actos. Allí encontré a parte de mis colegas de la escuela, técnicos probando el tema audiovisual, tutores…

La pregunta del millón se oía por todas partes: ¿cómo estás?, ¿cómo lo llevas?

Sinceramente, estaba a punto de romper a llorar. Es increíble cómo una situación de nervios puede cambiar tu cuerpo, tu estado emocional y mental. Ya no recordaba nada del texto que tenía que explicar y mi gran miedo era que no se proyectara bien mi presentación en la pantalla por algún problema informático. Total que, después de atender a las cámaras de Canal 11 (tv local de la isla) ya me vi sentada en primera fila escuchando la presentación del Foro y os puedo prometer que con la mente totalmente en blanco. Incluso cerré los ojos un buen rato, respiré profundo para intentar relajarme y me hablaba a mí misma interiormente. ¡Estaba realmente mal!

Damos paso a la primera emprendedora, con su proyecto Asesora de Imagen y Personal Shopper, Eider Tejedor. Un fuerte aplauso por favor.

Las palabras de Samuel, mi tutor,  dieron paso a lo que yo temía. Llegó el momento de la verdad. El momento de demostrar que creía en mi proyecto, que creía en mí. Y comencé hablando. Los nervios estaban presente en todo momento, hubo un par de amagos de quedarme en blanco pero al fin desarrollé mi proyecto y todo terminó. Gracias a las preguntas que hubo en el público y las que me hicieron los integrantes del jurado, pude desarrollar un poquito más y hacer hincapié en temas importantes. La sonrisa abarcaba mi cara y me sentía contenta por haber conseguido terminar con toda esta locura.

Horas más tarde llegaba otro momento de tensión. Aunque yo ya era ganadora por haber llegado hasta aquí, por haber sido capaz de elaborar un proyecto, de poder compaginarlo con mi vida personal y familiar…era el momento de notificar los tres mejores proyectos. No sabéis la alegría que sentí cuando escuché el nombre de mis compañeras Lara y Saray con el tercer y segundo puesto. Dos proyectos realmente buenos.

Pero al fin, cuando oí mi proyecto y mi nombre propio, una sensación especial recorrió todo mi cuerpo. Lo había conseguido, había conseguido creer en mí misma y auto convencerme que valgo para algo más.

Estoy muy agradecida a mucha gente. Lo que viene ahora sé que es mucho más duro que lo que he pasado pero tengo que decir que ¡estoy preparada!

Muchas gracias.

Eider Tejedor, Asesora de Imagen & Personal Shopper

Post anterior Post siguiente

Te puede interesar

Ningun comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies